Cómo actuar en caso de intoxicación infantil

Hasta el año de vida, mientras el bebé no camina, el riesgo de envenenamiento está estrechamente unido a errores de los padres o a descuidos. Pero el problema aumenta a medida que el niño crece y es capaz de llegar a lugares que antes le eran inaccesibles. El afán de investigar de los pequeños exploradores es el detonante. Pero el riesgo se incrementa cuando se reduce el nivel de atención de los padres.

Los días de más riesgo son los domingos y festivos, y la mayoría de los accidentes se producen al mediodía y en las últimas horas de la tarde, cuando los mayores que vigilan a los niños están más ocupados o cansados.

Nunca hay que actuar si no se sabe qué hacer. Siempre es aconsejable llamar al Emergencia, ya que las fórmulas y los tratamientos están mejorándose continuamente. Pero dependiendo de la sintomatología y la vía de entrada del producto se pueden realizar una serie de primeros auxilios.

1. Medicamentos

Qué hacer: leer el prospecto a fondo, y consultar  con el médico o llamar al SIT. Si no tenemos el prospecto, tendremos que indicar para qué patología está destinado, y dar pistas sobre su textura (líquido, sólido), olor, color…

Precauciones: Dependiendo del tipo de medicamento se puede provocar el vómito si el niño acaba de ingerirlo. Cuando ha pasado tiempo, hay que acudir a un centro médico para que le hagan un lavado gástrico.

2. Lavavajillas, jabones, detergentes…

Qué hacer: Llamar lo antes posible a Emergencia. Se puede lavar la cavidad bucal con una gasa empapada en agua y administrar una o dos cucharaditas de aceite vegetal, seguido de líquidos azucarados a sorbitos (un vaso en una hora.) Si la ingestión es elevada, acudir al hospital rápidamente.

Precauciones: En general no se debe provocar el vómito, ya que si el producto crea espuma se podrían producir alteraciones respiratorias.

3. Limpia cristales y limpiadores de plata

Qué hacer: Se pueden administrar líquidos azucarados en pequeños tragos. Es aconsejable llamar a Emergencia. Si la ingesta es elevada, acudir al hospital.

Precauciones: en general no se debe provocar el vómito.

4. Limpia muebles, ceras, limpia calzados

Quitamanchas, limpiadores de vitrocerámicas

Qué hacer: Llamar a Emergencia. Se puede lavar la cavidad bucal con agua y jabón neutro, y administrar líquidos no grasos. Si la ingesta es elevada ir al hospital.

Precauciones: no se debe provocar el vómito.

5. Productos caústicos

Limpia hornos, lejía, amoniaco, aguafuerte, limpiadores sanitarios, desatascadores de WC

Qué hacer: son muy tóxicos y peligrosos. Hay que llamar a Emergencia de inmediato y llevar al niño al hospital. Si el producto estaba diluido y la cantidad ingerida es pequeña le podemos ofrecer un poco agua albuminosa (100 ml de agua o leche con una clara de huevo batida y algo de azúcar) Pero si tiene dificultades para tragar, llora o presenta hipersalivación no debemos darle nada.

Precauciones: no se debe forzar al niño a tomar líquido, ni tampoco provocar el vómito porque podría causar quemaduras en el esófago más graves de las que ya se pudieran haber producido.

Fuente: www.serpadres.com